Entradas recientes

COMO SEDUCIR A UNA MUJER CON LA MIRADA

Estrategias infalibles para seducir a una mujer con la mirada

La mirada como expresión

Una mirada dice más que mil palabras…

Esta frase, tan conocida, encierra una gran verdad.

El lenguaje corporal es una de las herramientas más valiosas para seducir. Dentro de este campo, la mirada es especialmente útil para lograr penetrar los pensamientos de otras personas.

La seducción, es una actividad social. Para realizarse, requiere el contacto visual. La mirada es un aspecto básico de las estrategias para seducir, a tal fin, es necesario ser conscientes de su importancia, y de las formas en las que este recurso puede aprovecharse favorablemente.

La mirada es una metáfora que se traduce en signos y significados comprendidos de diferentes formas por quienes la perciben. Una mirada estratégica, puede cobrar una fuerza inusitada durante la seducción.

Al mirar, se desarrolla una relación irreal, nace la curiosidad y crece el deseo de saber un poco más de aquel que mira. Cuando se mira, se da paso a la imaginación. Quien es mirado abre camino al deseo.

La seducción, al igual que todas las prácticas culturales necesita de las miradas para expresarse.

Importancia de las miradas dentro del juego de la seducción

Cuando las miradas se cruzan de forma sutil, sin intimidar al otro, se despiertan sentimientos de atracción, interés y curiosidad. Las miradas incrementan el deseo de proximidad y comunicación. Una mirada, puede activar ciertas zonas del cerebro que se relacionan con la recompensa. Esto significa que debe ser graduada, regulada y manejada de tal forma que no se transforme en un factor de intimidación para la otra persona.

La Royal Society, realizó un estudio en el cual las personas observaron fotografías de individuos del género opuesto. Las personas que sonreían directamente a la cámara. Fueron consideradas más atractivas que quienes miraban hacia otro punto.

Para reforzar este resultado, cabe citar una investigación realizada en los años 80. En ella, se colocaron casi 50 hombres y mujeres. Estos individuos eran desconocidos entre ellos. Mediante cámaras escondidas se analizó el contacto visual entre los individuos. Luego de ello, se concluyó que las personas que habían hecho contacto visual manifestaban mayor empatía entre ellos que quienes no se habían observado.

La mirada, está unida a los instintos básicos del ser humano, se relaciona con el cerebro primitivo, que determina las reacciones de atracción o huida. Las miradas constantes, producen una reacción química en el cerebro que libera pentiletilamina. La secreción de esta enzima produce la sensación de enamoramiento.

Las conclusiones sobre la importancia de la mirada en la relación de los seres humanos han sido reforzadas por estudios psicológicos, sociológicos y antropológicos.

Conocido esto, solo queda empezar a utilizar adecuadamente tan interesante recurso para la seducción. Para ello, se muestran a continuación las técnicas que hacen de la mirada un arma infalible para la conquista amorosa.

 

Aspectos básicos para seducir a una mujer con la mirada

Lo primordial para que el acto de mirar a la mujer tenga un efecto positivo, es asegurase de que la fémina se percate de que está siendo observada.

seducir con la mirada

Si la mujer se encuentra de espaldas o no está mirando en la dirección correcta basta con fijar la mirada en su nuca durante cierto tiempo. Esto la hará voltear.

Luego de establecer el contacto visual, es conveniente esperar una reacción. Se debe prestar mucha atención a tal hecho, pues esta reacción indicará su sensación ante la mirada.

Es normal que entre las reacciones percibidas haya nerviosismo, sonrisas evidentes o disimuladas, movimientos involuntarios de las manos o cualquier otra.

Muchas de estas manifestaciones son inconscientes y en la mayoría de los casos expresan atracción.

No es usual que las mujeres mantengan el contacto visual.  Solo las poseedoras de un carácter muy fuerte tienden a asumir esta actitud. También suele suceder si la mujer no siente atracción o considera molesta la situación.

Por lo general, las chicas suelen retirar su mirada y retomar el contacto por breves momentos.

En esta fase, se debe mantener la mirada, esto la obligará a retomar el contacto visual con mayor rapidez. Lo que representa una pequeña victoria.

Otro dato interesante es atender hacia vuelve su mirada. Normalmente si la mujer seducida baja la mirada está interesada en quien la observa. Esta reacción es una claudicación velada. Para este momento, se puede añadir un leve estimulo, quizá tocarla suavemente, un roce ocasional o una sonrisa.

Cualquier acto de amabilidad o interés incrementara la empatía y brindara una sensación de cercanía.

A partir de este primer contacto se pueden comenzar a transformar la estrategia de seducción tomando en cuenta los siguientes aspectos:

 

Evitar la intimidación

 

Si por el contrario, la dama se ha sentido intimidada, volteara a los lados. Esto puede significar temor, incomodidad o intriga, ante estas reacciones se debe proceder con tacto y delicadeza para no caer en la imprudencia.

Una estrategia para aliviar estas sensaciones es romper el contacto visual durante un tiempo. Esto dará tiempo a que la dama retome la calma.

Durante este tiempo, se pueden hacer gestos sencillos o iniciar una conversación casual y breve, no necesariamente con la chica en cuestión.

Agregar sensualidad a la mirada

Agregar sensualidad a la mirada

 

Esto se logra entrecerrando los ojos, esto hace que los parpados inferiores se levanten un poco. Se puede practicar antes de hacerlo para no simular algún defecto en la vista.

Otra manera de hacer una mirada penetrante, es controlar el parpadeo. Al hacer esto de forma pausada, se transmite paz y relajación a la mujer observada. Otro beneficio es que favorece la lubricación de los ojos para lucir ojos más brillantes.

Jugar con los ojos

Retirar la mirada cada 10segundos y volver a fijar el mismo intervalo equivale a una conversación silenciosa. Esto comunica atrevimiento y persistencia. También hará más evidente la intención de seducirla. Hacer lo anterior, permite que el cerebro de la fémina comprenda el mensaje gestual que se le envía con la mirada. Al retirar la vista de la chica, despierta su curiosidad y genera un deseo inconsciente de ser observada nuevamente.

 Una mirada seductora es sutil

El contacto visual al inicio, cuando es indirecto brinda mejores resultados. Es decir, para comenzar, se busca la mirada de forma suave, no forzada.

Si se entabla una conversación, no es correcto mirar hacia otras direcciones. Este es el momento de mirar sus ojos fijamente.

Esta herramienta se domina con la práctica. Usar el espejo será una excelente estrategia para ensayar el tipo de mirada requerida para seducir a una chica.

La mirada debe reflejar la personalidad y lucir natural.

La mirada debe reflejar la personalidad y lucir natural.

Cuando se logra captar al mirada de la mujer, es normal que se presente un poco de nerviosismo, sin embargo se debe imitar la intensidad y duración de la mirada recibida.

Bajar la mirada o permitir que se vislumbre en ella la inseguridad puede arruinar toda la estrategia previa. Por ello, se recuerda una vez más: Practicar en el espejo.

Reflejar sus ojos

Esta técnica se considera infalible. Consiste en buscar que sus ojos se reflejen en la mirada propia. Otra forma de lograr esta técnica de espejo es adoptar todas las expresiones de la mujer mientras habla.

Las miradas directas generan reacciones erógenas.  Aceleran el ritmo cardiaco e incremental la actividad cerebral. Esto se traduce en excitación sexual que puede ser leve o fuerte según la habilidad del seductor.

Algunas personas opinan que la mirada directa a los ojos puede generar incomodidad o sensación de invasión.  Como parte de su apreciación, sugieren que se debe enfocar la mirada en la frente o el cabello. Esto podría resultar cómodo para algunas personas, sin embargo si existe proximidad, no es adecuado, puesto que la mujer lo notaria.

Mirar y sonreír

Mirar y sonreír

Una mirada seductora es un compendio de pequeños gestos. Uno de ellos es la sonrisa. Una sonrisa franca y breve demostrará a la mujer que existe un interés real en ella. La sonrisa debe ser bonita, sincera, nunca forzada. Este accesorio debe ser regulado apropiadamente, sonreír continuamente puede trasmitir el mensaje equivocado.

Otros gestos como levantar una ceja, fruncir el ceño, o hacer muecas con los labios pueden estimular los pensamientos de la mujer observada, no obstante deben administrase sabiamente. Cualquier gesto adicional debe ser natural y parecer espontáneo.

Errores… o que NO hacer

para seducir a una mujer con la mirada

 

 Perder el foco de atención

Si se desea seducir a una mujer, debe mirarse a la mujer. Como se explicó anteriormente la mirada seductora busca los ojos.

Mirar las piernas, busto, labios u otras partes del cuerpo puede tomarse como una desfachatez del hombre y anula o dificulta la seducción.

Bajar la mirada

Si el fin es que la mujer se sienta atraída, y se logra en la primera fase, bajar la mirada echará por tierra el logro obtenido.

Estudios han demostrado la importancia de sostener la mirada para seducir. Se dice que, mínimo el 75% del tiempo debe mirarse a los ojos.

Interpretar equivocadamente el lenguaje corporal

Si la dama mantiene el contacto y sostiene la mirada está interesada realmente.  No obstante, puede suceder que la mujer sea tímida. Si no se comprende el lenguaje corporal y se abandona la estrategia por más de 30 minutos, es poco probable que pueda funcionar nuevamente.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *