Entradas recientes

Como seducir a una mujer con palabras

Para seducir a una mujer con palabras, se requiere de un buen uso del lenguaje verbal además de un gran conocimiento del lenguaje corporal de las féminas.

Las palabras además, deben complementarse con una actitud encantadora y gestos precisos que revelen la atracción hacia ella.

Generalmente, se piensa que cuando se habla de seducir a una mujer con palabras, basta solo con piropos y frases sugestivas, nada más alejado de la realidad.

El uso efectivo de las palabras se basa más en los aspectos complementarios de la oralidad, que en la cantidad de lisonjas utilizadas.

En consecuencia, para lograr un efecto seductor a través del uso de la expresión oral, es conveniente seguir los siguientes consejos:

1.- Tomar la iniciativa

Tomar la iniciativa

Acercarse de forma directa, presentarse o hacer una pregunta trivial son buenas formas de iniciar una conversación.

Funciona mejor si antes de iniciar el contacto se han percibido signos de interés en la chica.

De lo contrario, se debe ser muy sutil y algo indiferente para no parecer atrevido o necesitado.

La primera impresión es determinante, por ello si se elige un acercamiento directo, es necesario mantener la misma actitud durante toda la plática.

Los titubeos o inseguridades echarán por tierra la imagen de hombre espontáneo y audaz expuesta inicialmente. Si la audacia no es una fortaleza, es preferible asumir un acercamiento más casual y sutil.

En este sentido, observar el lenguaje corporal de la dama y sobre todo sus ojos, revelará la forma de abordarla. Si la chica se muestra abierta y confiada, es posible una conversación sobre temas triviales o el entorno inmediato.

Cuando la reacción es de incomodidad, lo mejor es intercambiar algunas frases cortas o graciosas y darle espacio para luego retomar y ganar terreno de forma sutil.

Una técnica efectiva es comenzar el dialogo con una pregunta o alguna frase breve que despierte curiosidad por saber más. Puede ser, por ejemplo, iniciando la narración de una anécdota reciente, detenerse y preguntarle si desea escuchar lo que sigue.

Esto debe hacerse de tal forma que sea imposible para la dama negarse a saber el resto de la historia. Para ello, el lenguaje corporal debe expresar entusiasmo o sorpresa, o no tendrá efecto.

 

2.- Elegir bien las palabras indicadas para seducir 

palabras indicadas para seducir 

Si lo que se quiere es seducir a una mujer con palabras, estas, deben escogerse convenientemente.

Las mujeres reaccionan emocionalmente a los estímulos sensoriales y el oído no es la excepción.

Por ello, el balance adecuado está en decir las palabras apropiadas de forma propicia.

Todo lo que se escucha, se transforma en una imagen mental y se asocia, además con la fuente de donde proviene. La programación neurolingüística, basa sus principios en esta capacidad del cerebro.

Por ello, se deben escoger palabras que transmitan sensaciones entusiastas y positivas. Las palabras empleadas, deben evocar imágenes atractivas, positivas y energizantes.

De tal forma, las reacciones tendrán el mismo tono. Es decir la mente inconsciente evocará experiencias, emociones y sensaciones gratas.

Hay muchas palabras que detonan emociones positivas, algunas son: amor, alegría, éxito, amistad, confianza, satisfacción, gratitud, entre otras.

Formar frases que incluyan estas palabras cuando se habla de sí mismo o se preguntan cosas a la mujer es una técnica muy poderosa.

Obviamente, debe evitarse el uso de palabras negativas, como odio, venganza, ira, dolor, tristeza… y otras del mismo talante.

 

3.- Descubrir sus palabras clave y utilizarlas para seducir

utilizarlas para seducir

Un complemento de la técnica anterior, es atender a las palabras positivas que utiliza la dama cuando habla de sí misma y adoptarlas durante la conversación.  Esto facilita que se identifique con el oyente y provoca una mayor confianza en él.

Además, las emociones que despiertan en ella estas palabras clave se vinculan al interlocutor. De esta forma se puede hacer crecer la afinidad a nivel inconsciente.

Importante: es preferible no abordar a la dama con palabras como: preciosa, linda, cariño, corazón o apodos similares. Tales vocablos, generan una sensación de incomodidad en la mayoría de las mujeres.

Principalmente, porque, evocan imágenes mentales de otros pretendientes o peor aún, atraen recuerdos de cortejos recibidos en la calle.

Otro detalle muy importante cuando se pretende cautivar a una mujer con las palabras, es no permitir que la conversación se enfoque en eventos pasados.

Preguntar cosas de su vida anterior es poco acertado, por lo menos durante las primeras ocasiones. Lo más provechoso es mantener el diálogo centrado en el aquí y ahora.

Para ello, se pueden utilizar palabras como: hoy, presente, ahora, aquí, en este lugar, en este momento, actualmente, entre otras.

Esto evitará recuerdos y posibles comparaciones con situaciones similares del pasado. Incluidas antiguas relaciones (buenas o no) que probablemente iniciaron de la misma forma.

Como punto final, el uso de groserías, apodos o palabras de doble sentido resta atributos a cualquier hombre, utilizarlas cuando hay poca confianza ayudan a crear una imagen negativa.

 

4.- No exagerar en los halagos

Para seducir a una fémina hay que ser capaz de reconocer sus virtudes y halagar sus cualidades sinceramente. No obstante, los piropos incesantes dan impresión de falsedad.

Un halago forzado o repetitivo tiende a causar hastío en cualquier mujer.

Lo mismo sucede con las frases comunes o genéricas. La falta de creatividad para las galanterías se puede tomar como escaso interés en agradar o insuficiente inteligencia.

Además, ella pensará que es una técnica trillada, aplicada por el galán en cientos de mujeres con anterioridad. Para evitar esto, los halagos deben ser personalizados y enfocados sobre cualidades o logros obtenidos.

Incluir en ellos su profesión, empleo, aficiones o cualquier aspecto personal la hará sentir especial.

Para aplicar la técnica de los halagos creativos, debe buscarse un rasgo interesante en la chica y expresarlo con palabras poderosas que transmitan emoción o conceptos positivos.

Por ejemplo: mencionar que irradia energía, entusiasmo, vibraciones positivas, fuerza, voluntad y otras cosas por el estilo.

Los piropos centrados en el carácter, simpatía o inteligencia, son más efectivos que los que se enfocan en sus atributos físicos. Para hacerlo aún mejor, algunos piropos pueden decirse de forma graciosa.

 

5.- Utilizar el sentido del humor

seducir a una mujer con palabras

El cerebro responde a las risas segregando enzimas relacionadas con emociones como el placer y la alegría. Por ello, hacer reír a una dama, hace que su cerebro vincule al causante de su hilaridad con sensaciones positivas.

Adicionalmente, después de una buena sesión de risas, cualquier persona tiende a sentirse relajada y serena. Cabe indicar que el humor también es una buena forma de demostrar la agudeza e inteligencia.

Mostrar aspectos graciosos de algunos tópicos populares, es un punto a favor, pues demuestra que el hombre está actualizado.

Se pueden contar chistes breves, historias graciosas o anécdotas.

El humorismo debe ser gradual y comedido, puesto que abusar del humor hará pensar a la mujer que el hombre es poco serio o inmaduro. Sobra decir que parecer un bufón restará puntos durante la conquista.

 

6.- Saber escuchar, una forma de seducir con las palabras

palabras para seducir a una mujer 

Para seducir a una mujer con palabras es importante saber escuchar. Se trata de conversar, no de proferir un monólogo. A las mujeres les gusta que las escuchen. Para darle comodidad a la dama, es crucial prestarle atención cuando narra algo o emite una opinión.

Demostrar interés en sus palabras a través de la técnica de la pregunta es un acierto valioso. Para ello, se debe escuchar atentamente y preguntar de vez en cuando sobre detalles precisos.

Las interrupciones para aclarar deben ser cortas y no muy seguidas. De lo contrario pensará que no está siendo comprendida.

Mirar a los ojos, es indicio de sinceridad, por lo cual durante la plática es negativo mirar a los lados o distraerse constantemente.

Es importante preguntar sobre sus planes y proyectos, o sobre el avance de los mismos. Esto le hará sentir que hay un interés sincero en su bienestar.

Se debe tener en cuenta que durante las conversaciones, la mujer se forma una idea de su oyente, por lo que debe estar atento a los detalles que revela sobre su pasado.

Es necesario autorregularse para no acaparar la conversación hablando sobre sí mismo.

 

7.- Introducir un poco de osadía en los piropos

A medida que crece la confianza, ciertas palabras directas, dichas de un modo insinuante, pueden terminar de franquear las barreras para la conquista.

Manifestar el deseo despierta la sensualidad en toda mujer. Por esto, los piropos pueden ir tomando un matiz erótico, en la medida que la doncella exteriorice sentirse complacida con ellos.

Si se observan indicios de atracción por parte de la damisela, es hora de iniciar el cortejo desde una dimensión más pasional. La mesura y progresión de estas expresiones vendrá dada por la receptividad de la mujer.

Como complemento. Cabe añadir que el proceso de enamoramiento de una mujer a través de las palabras es una estrategia gradual.

Sin embargo no existen lapsos instituidos para cada fase. Todas las mujeres gracias a su sensibilidad, responden propiamente a las palabras.

No obstante, es mejor avanzar al ritmo que imponga la mujer, a fin de no forzar las situaciones y perder el progreso obtenido.

En todo caso, la sutileza, sinceridad y seguridad son tres factores fundamentales para seducir a una fémina con las palabras.

No debe olvidarse el uso de la palabra escrita, por lo tanto los mensajes breves y agradables, los poemas y las notas dulces también son técnicas valiosas para entrar en el corazón de cualquier mujer.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *